Las gafas ocupacionales son aquellas que tienen unas lentes progresivas personalizadas que hacen que trabajar en el ordenador, entre otras tareas, sea mucho más cómodo, adaptándonos a una postura correcta. Estas gafas están pensadas para ver de cerca y a media distancia, ampliando las zonas medias que en los progresivos habituales son más estrechas.

El ojo humano, en principio, está capacitado para ver a todas las distancias. Cuando el ojo está relajado no tiene ningún problema para ver de lejos, a más de un metro. Pero cuando tiene que mirar a corta distancia el sistema visual debe converger. Desde tiempos inmemoriales, el ser humano sólo tenía que mirar de lejos. Pocas tareas requerían mirar de cerca, y no por mucho tiempo. Con la alfabetización de la población fueron apareciendo los casos de miopía. Ya en nos nuestros días, pasamos horas delante de ordenadores, dispositivos móviles, leyendo libros… Tareas que requieren un esfuerzo de la vista provocando el cansancio ocular. Es por ello que aquellas personas que ya tienen presbicia, vista cansada, unas gafas con cristales ocupacionales, junto con una buena postura, pueden ser un buen remedio para trabajar sin molestias.

 

Imagen: Andrea Piacquadio (Pexels)